27 abr. 2010

Perrería exponencial

Yo no se si os pasa lo mismo, pero cuantas más cosas tengo que hacer, menos ganas tengo.

Cuando veo las montañas y montañas de papeles, peticiones, entregas, a parte de los compromisos y favores, ah! y del curro diario (ese que me da de comer) me entra un sueño.....una necesidad, casi animal, de comer unas "pataticas" viendo una peli o de pintarme las uñas...pero sobretodo, me entran ganas de dormir...

Y es que, últimamente, los días se me quedan cortos. Hay más horas de luz, es cierto, pero yo soy más nocturna que diurna, por tanto para mí, las horas productivas se han reducido enormemente.

Supongo que será cuestión de llegar a un acuerdo con Morfeo o atiborrarme de Red Bull....

cinco minuticos más mamá...

1 comentario: