22 abr. 2016

Gorilas en la niebla


Algunas personas tienen la capacidad de suplir su falta de inteligencia conocimientos con una increíble destreza dialéctica, aunténticos comerciantes que recuerdan a aquellos predicadores americanos que sanan en público y se rasgan las vestiduras a ritmo de música gospel y luces de colores (muy de peli, vamos)

Yo por suerte, por desgracia o por casualidad (que todos sabemos lo rastrero que puede llegar a ser el destino) suelo toparme con muchos de ellos y digo “topar” porque hay veces que el humo que desprenden es tan denso, que he llegado a plantearme si no debería ir con un faro antiniebla en el bolso.

En fin señorxs, si ustedes padecen de un cuadro de asma crónico revisen su entorno, no sea que vayan a estar rodeados por esta sirenia especie.