7 oct. 2010

Carta (a) cutre

Mi querido fariseo,

Te escribo estas líneas para felicitarte. Tu magnífico talento, en el arte del cinismo, ha llegado realmente a sorprenderme. Y qué decir sobre tu actuación egoísta durante este tiempo... me quedo sin palabras... realmente has conseguido dar un nuevo sentido a la frase "Homo homini lupus". Sólo siento no haberte dicho antes: ¡muérete!

Atentamente,
una servidora


...prometo que antes de enamorarme, era buena persona