20 abr. 2010

La hora All Bran

Con la llegada del buen tiempo, el calor y la ropa veraniega, parece que muchas de mis congéneres han decidido poner fin a esas pequeñas lorzas, ahora más visibles, fruto de un invierno frío y permisivo. Para ello (me consta) preparan rituales maravillosos basados en ejercicio diario y una especial atención alimentaria.

Me parece bien, qué queréis que os diga. Siempre he sido más amante de la extrema delgadez, que de la obesidad. Preguntando, porque obviamente una también quiere lucir tipín aún a sabiendas de que llego tarde, me entero de todas las artimañas que "funcionan"... Hay una que me llama especialmente la atención, la fibra...

Aaaah! amiiiigos, la fibra. Cajas y cajas de palitos con sabor y olor a alpiste que te hacen cagar como una reina... No hace falta que lo juréis! El hedor que mana del cuarto de baño es insoportable!!!!! Además, debéis desayunar todas al mismo tiempo porque, desde luego, ir al baño a las 15.30 se ha convertido en un auténtico harakiri.

¿en este edificio no hay ambientador?

2 comentarios: