28 abr. 2010

Alma de walkman

El día de mi primera comunión (sí, todo el mundo tiene un pasado) me regalaron dos cosas que todavía recuerdo con especial ilusión: una cazadora vaquera de marca y un walkman rojo. Iba yo toda chula con un pin (de los trolls esos que tenían el pelo largo y de colores) en la solapa de mi cazadora y con mi súper walkman rojo, que tenía dos salidas de audio para poder escuchar música con los amigos y tres botones: stop, play y fast-foward (para rebobinar las cintas tenía que darles la vuelta y apretar el FF un rato) Me lo pasaba pipa grabando mis cintas, cambiándolas con los amigos, comprando alguna original con lo que conseguía reunir de mi paga... eran buenos tiempos aquellos.

Años más tarde, mi madre me regaló un discman plateado. Al principio me hizo ilusión, más o menos era lo mismo, pero en moderno. El discman era más pesado y necesitaba llevar una especie de mochililla para llevarlo de un lado a otro (mi añorado walkman rojo, de tres teclas, también tenía una pinza trasera para colgarlo del pantalón o del bolsillo de la cazadora)

Siguió pasando el tiempo y mi hermana me regaló un reproductor mp3 negro, con capacidad de 2MB...¡wow! pensé... Pero me di cuenta que, en realidad, siempre escuchaba los mismos discos (esos que tenía grabados en cintas y luego en cd's) Era verdad que llevar el mp3 resultaba cómodo, así que me conformé, pero seguía pensando que mi antiguo walkman era más molón (aunque ya no funcionaba) Un día el mp3 se estropeó y, la verdad, me dió igual. Nunca llegó a ser ese flamante walkman...

Y ahora tengo un iPod rojo (buena señal), con mi nombre grabado por detrás (me gusta) y una ruedecilla a la que no le cojo el truco. No está mal, la verdad es que estoy contenta, pero nada como aquél viejo walkman rojo, de tres teclas y pinza trasera....

y aunque ahora sea iPod tengo alma de walkman

9 comentarios:

  1. qué grandes los pins de los trolls, yo también tenía! Menudo mamotreto era el walkman. Yo recuerdo que cuando salió el CD me negaba a dejar de usar los vinilos y decía que jamás cedería a la nueva tecnología... Madre de dios. Pocos años después me ponía las botas robando CD's de Pearl Jam, Iggy Pop o Sonic Youth en El Corte Inglés...

    ResponderEliminar
  2. jajajajjajajaja y te acuerdas de las grabadoras de cd's???? fue todo un boom!!!!! y siempre conocías a alguien que tenía una instalada y te grababa cd's guays...jajajajajajaja
    ahora, querida, te digo una cosa....que no te extrañe que dentro de poco salga un mp3 con forma de walkman...escuchame lo que te digo....los modernos no conocen límites...
    jajajajajaja

    ResponderEliminar
  3. Que grande eres macarron!!!

    Mua!

    ResponderEliminar
  4. yo, de hecho, sólo he tenido walkman... Sonoros besos!!!!!!!

    ResponderEliminar
  5. buah sí, las grabadoras de CD! eso ya era lo más!
    el cassette está resurgiendo, ya te lo digo yo.
    por cierto, qué risa lo de la cazadora tejana. la mía no era de marca pero cuando me la ponía me sentía "moderna"...

    ResponderEliminar
  6. Jajajajaj!! MACARRON!!!!!


    jajajajajajajajaja


    PD. yo tengo un amigo llamado Fernando que aún lleva walkman

    PD. Montse, ¿te acuerdas de cuando pasaste de grabarme cintas a un cd? Aún tengo un cassete llamado "Depresión navideña"

    Maria

    ResponderEliminar
  7. ya...la cazadora te otorgaba cierto grado de superioridad modernil al resto de tus amiguitos y
    para mi fue importante lo de la marca porque no entendía por qué mi madre se negaba rotundamente a las marcas. Si algo que antes no era marca, se volvía "de marca" automáticamente mi madre ya no lo compraba...ya ves....

    ResponderEliminar
  8. No es un walkman en si, pero si encuentras tu antiguo y todavía funciona...

    http://www.youtube.com/watch?v=dOqnKvaVGgw

    ResponderEliminar